Salar de Uyuni, 7 razones para conocerlo” es una invitación a vivir una aventura surrealista, así lo describen muchos de sus visitantes; vamos a descubrir el por qué…

Bolivia es el escenario donde se encuentra una enorme mancha blanca que puede apreciarse desde el espacio; fue Neil Armstrong quien en su viaje a la luna pudo apreciar su inmensidad desde el cielo y años más tarde en vivo y en directo.

El Salar de Uyuni con 10,582 km² y situado a unos 3,650 msnm, es el mayor desierto de sal continuo y el más alto del mundo; lo encuentras en al suroeste del estado boliviano, en lo que se conoce como la región del altiplano boliviano en la cordillera de los Andes.

Ya con esos detalles te darás cuenta de que se trata de un lugar asombroso, un sitio que con sólo ver sus fotos te deja sin palabras y eso que quienes lo conocen dicen que ninguna imagen le hace justicia a su belleza…

Razones para conocer el Salar de Uyuni

Los tours al Salar de Uyuni están entre las actividades favoritas de los viajeros que visitan Bolivia; estás travesías para conocer un enorme desierto blanco prometen ser una experiencia inolvidable, por eso, vamos a intentar descubrir cuál es su magia.

Aquí te presentamos algunas razones para visitar el Salar de Uyuni…

1. Destino irreal

Ni bien llegas al Salar de Uyuni te darás cuesta que valió la pena, cada momento del día tiene una postal para ti con amaneceres fascinantes y atardeceres que no decepcionan jamás.

Lo imponente de un desierto completamente blanco y que por su enorme extensión no alcanzas a ver dónde termina, es una fantasía.

Suma a eso lo bello de encontrarte con formaciones de polígonos pentagonales o hexagonales casi perfectos, otra de las vistas que te van a impresionar.

Todas las palabras que utilizan los visitantes para describirlo parecen hablar de algo que solo puedes ver en tu imaginación, algo de otro mundo; el desafío será comprobarlo por ti mismo… Confía, no te arrepentirás.

2. Las puertas de entrada al Salar de Uyuni: Uyuni y Colchani

Uyuni es una ciudad turística con un poco más de 20 mil habitantes, un lugar pequeño pero encantador con infraestructura hotelera y de servicios; además, cuenta con un aeropuerto internacional para recibir a sus visitantes.

Colchani es un pueblito a 20 km de Uyuni y se considera como una más de las puertas al salar; es un lugar muy pequeño y pintoresco donde viven alrededor de unas 15 familias.

Allí encuentras el Museo de la Sal, donde aprender un poco de los procesos de acopio e industrialización que se desarrollan en el lugar.

Igualmente, en tu visita podrás recorrer distintos locales de artesanías con numerosos productos elaborados a partir de tan abundante mineral. Hay piezas muy bonitas, muchas de ellas te sorprenderán.

3. Las Fotos y videos más espectaculares

Aunque pienses que el lugar puede estar sobrevalorado, hay bastantes pruebas que muestran su enorme belleza que ha sido el escenario de unas cuantas tomas publicitarias y también de una famosa película, sin dejar de lado los millones de fotos y videos que circulan en las redes.

La creatividad puede ser una buena compañera en este viaje, hay muchos que van preparados para obtener sus mejores spots; un minicurso de fotografía y video por internet antes de ir puede ser de mucha utilidad.

No pueden faltar fotos en perspectiva utilizando otros elementos como el típico dinosaurio come hombre o la enorme botella que te aplasta, las fotos de tus compañeros de viaje en la palma de tu mano también es un clásico.

Y seguro vas a conocer la zona húmeda, en el tour te proveerán un calzado adecuado, unas botas de agua muy necesarias para adentrarte y ser parte de un maravilloso escenario espejado. Aquí un buen video en el que no puedas identificar cuál es la imagen verdadera, es el reto que deberás lograr.

Y un dato más que te puede interesar, en el salar hay un lugar llamado Plaza de las Banderas, otro buen lugar para una linda foto.

¡Sé libre y anímate a jugar, lo vas a disfrutar!

4. Dormir en un hotel de sal

Estando en este increíble destino no puedes perder la oportunidad de dormir en alguno de los alojamientos hecho de sal, es algo diferente y un plus que completa esta experiencia turística.

No te estreses por el precio, por suerte hay varias opciones y dependiendo de tu presupuesto podrás elegir tu mejor alternativa.

Algunos están ubicados en los alrededores del Salar de Uyuni, otros en la ciudad, hay opciones de ultra lujo con piscina, spa, habitaciones con vistas a las salinas, etc., otras alternativas algo más modestas como las de un hostal.

5. Reserva Nacional de Fauna Eduardo Avaroa

Muy cerca de Uyuni encuentras la reserva nacional, donde además de los paisajes imponentes de sus planicies rodeadas de volcanes, tiene varias lagunas como la Laguna Verde, la Laguna Colorada, la Laguna Salada, la Laguna Busch, la Laguna Hedionda, cada una con algo que apreciar.

Este sitio es el hogar de tres especies de flamencos, el andino, el flamenco chileno y flamenco de James, también es el lugar donde habitan especies en peligro de extinción como el cóndor andino, quienes son los principales atractivos del lugar.

No podemos dejar de mencionar otra característica de la reserva que motiva la visita de muchos extranjeros, estamos hablando de las aguas termales, los géiseres humeantes y fumarolas, un atractivo que se disfruta luego de una noche con temperaturas que pueden ser bajo cero.

6. Cementerio de Trenes

Otra de las actividades casi obligadas en tu paseo por el salar es la visita a este sitio que está a las afueras de la ciudad de Uyuni donde encontrarás varios trenes de época y partes de ellos.

Seguramente es un lugar perfecto para unas buenas fotos, imagina que te puedes subir al techo de estas grandes carrocerías, un lindo recuerdo y una visita al pasado.

7. Isla Incahuasi

Esta isla se encuentra en el centro del Salar de Uyuni; su nombre es en quechua y significa “la casa del Inca”.

Con una superficie que se puede rodear en solo una hora de caminata o bien atravesarla de punta a punta por un marcado sendero, esta pequeña porción de tierra en el medio de la inmensidad del salar es un lugar especial.

Un extra que potencia su encanto son los enormes cactus que pueden llegar a medir más de 10 metros y le aportan belleza natural al lugar.

La isla cuenta con un centro de recepción al turista administrado por la gente local, allí hay un restaurante con comidas de la región y se cobra una entrada simbólica para acceder a los senderos y subir a la colina rocosa desde donde apreciar las mejores postales del salar.

Haz posible el viaje de tu sueños, recibe cotización personalizada y facilidades de pago a tu medida

¡Sin compromisos!

Author

Write A Comment